Un taller de producción radiofónica junto a FM Kalewche de Esquel

La Defensoría del Público dictó una capacitación para fortalecer la producción radial desde una perspectiva de derechos en la radio chubutense FM Kalewche.

En el encuentro se presentaron los objetivos y las líneas de trabajo de la Defensoría del Público, se dio a conocer la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual y su vínculo con el derecho a la comunicación y la libertad de expresión. Participaron del taller quienes integran el equipo de FM Kalewche, en tanto la Defensoría del Público estuvo representada por Facundo Vila y Mariano Randazzo.

En el marco de la visita a Esquel realizada los días 2, 3 y 4 de mayo, también se dictó una charla en la Tecnicatura Superior en Producción de Multimedios del Instituto Superior de Educación Tecnológica (ISET) N° 815, a la que asistieron estudiantes de los tres primeros años de la carrera. Allí se presentó al organismo, su misión, funciones y líneas de trabajo, el derecho a la comunicación y las audiencias como sujetos de derecho y el acompañamiento a las radios indígenas y sin fin de lucro.

Ubicada en la ciudad de Esquel, al pie de la Cordillera de los Andes, FM Kalewche está al aire desde hace nueve años. Fernanda Rojas, una de sus fundadoras, afirma que “la radio nace como espacio para resolver una necesidad, la de construir conocimiento. Desde el año 2002 la gente empieza a informarse, a movilizarse y a exigir a sus representantes seguir viviendo en este entorno natural y desarrollar las producciones locales basadas en la agricultura, la ganadería y el turismo. En ese marco aparece la necesidad de construir la voz propia, la voz de la comunidad y nace FM Kalewche”.

El origen de la emisora está ligado a la asamblea de vecinos y vecinas “No a la mina”, espacio de articulación que invita a tomar conciencia y resistir el modelo de desarrollo extractivista. Mediante movilizaciones, charlas, reflexiones, plebiscitos y consultas se logró que hasta ahora no se desarrolle ningún proyecto de este tipo en la región.

Según Fernanda Rojas, “la radio es mucho más que el No a la mina. El rango etario es amplio, el conductor más joven tiene 7 y el mayor 93 años. Por el aire de la radio suceden cuestiones culturales, musicales de distintos estilos, participan los pueblos originarios, están presentes las cuestiones de género, del buen vivir, la construcción natural, hasta hay un programa del club de observadores de aves”.

La capacitación junto a la radio FM Kalewche se enmarca en las acciones que la Defensoría del Público lleva a cabo para acompañar a emisoras sin fin de lucro de todo el país. Todas ellas, voces nuevas que se suman al mapa de medios democráticos y participativos.