La Comuna Rural de Facundo se adhirió al Programa de Agricultura Familiar de la Provincia y avanza en la producción de hortalizas

El Programa de Agricultura Familiar (PROAF) Chubut, desarrollado por el Gobierno de la Provincia, a través del Ministerio de Agricultura, Ganadería, Industria y Comercio en más de una veintena de comunidades, se basa en la producción de agroalimentos con eje en sitios donde es necesario la importación de los mismos.

Con una inversión del Estado Provincial de muy baja escala, recientemente la comuna rural de Facundo se adhirió a la incitativa, apuntando su producción específicamente a la siembra de lechuga, zapallo, zanahoria, acelga, tomates y chauchas, en un principio, con la finalidad de ir buscando variedades en base a experiencias concretas.

La Subsecretaría de Agricultura es el área encargada del desarrollo del PROAF en el territorio, con logística, asesoramiento técnico y traslado del conocimiento y experiencia.

El responsable del área y referente del programa, Claudio Mosqueira, felicitó a los pobladores de Facundo e indicó que “en principio la provisión del comedor escolar de los 40 chicos que allí se alimentan, y que ahora ese alimento será producido por ustedes, seguros y sanos, ya vale y si además construimos en base a resolver sus sustentos, alimentar a todos los habitantes de Facundo, y comprobar el real potencial que tienen en sus manos. Muchísimas gracias por la confianza”.

Uso estratégico de los recursos

En tanto, la intendenta Vilma Pinilla describió como desarrollaron el proyecto: “Quisimos empezar, como la mayoría de las poblaciones de la provincia, pero así como el lugar que elegimos para el desarrollo de agroalimentos, es a la ribera del Río Senguer, pegado al primer juzgado de Facundo, pero a su vez es uno de los sitios más castigado por el viento, destruyéndolo en el primer temporal fuerte que tuvimos”.

Agregó que “pensamos seriamente en la radicación para toda la vida de la producción de hortalizas y para esto tenemos que tener conciencia que es una salida de vida sencilla, sana, con trabajo genuino e independencia del nuestro mercado. Así que nos demoramos, porque en la reconstrucción pusimos en conocimiento al alumnado y cuerpo docente de nuestra Escuela N°70 «Capitán Carlos María Moyano» y luego a cada uno de los 210 habitantes, concientizando que, usando estratégicamente los recursos naturales, sustituimos la importación de alimentos de pueblos vecinos, ponemos en valor el trabajo propio y generamos una alternativa productiva poniendo una semillita para el abono del arraigo”.

“Quiero agradecer personalmente a Claudio (Mosqueira) que nos apoyó, con su persistencia, creyendo antes que nosotros que podíamos producir alimentos de consumo diario, poniendo en valor el trabajo nuestro. Hoy dimos el puntapié inicial, con fuerte compromiso y con bases de conciencia para el camino de la producción de alimentos en Facundo”.