Héctor “Cano” Ingram: Aquel grito de libertad, debe ser defendido día a día

En la escuela 96 de Aldea Escolar se celebró este domingo el día de la independencia a continuación compartimos las palabras que brindó el intendente de Trevelin Héctor “Cano” Ingram al hacer uso de la palabra.

Los patriotas que participaron del Congreso de Tucumán, no hicieron otra cosa que consumar el deseo de la mayoría de lo que por entonces se llamaba “Provincias Unidas del Río de la Patria”, de romper lazos con la monarquía española.

Los debates fueron arduos y extensos.

No se trataba sólo de expresar la independencia, sino también de resolver por ejemplo la forma de gobierno a adoptar, las facultades de los órganos de gobierno, la política internacional, políticas de aduanas y muchos otros temas de urgente tratamiento.

Pero algo queda claro…

Como había ocurrido durante el cabildo de 1810 de Buenos Aires, el pueblo no sólo quería saber, sino que también quería decidir.  

Con un sistema democrático rudimentario, es cierto, los habitantes de esta parte del mundo comenzaban a tomar las riendas de su destino.

No hubo angustia, ni dolor, ni atisbo de dudas a la hora de decidir sacarse del cuello el yugo imperialista.

Y si hubo, valor y una contundente postura soberana.

Aquel grito de libertad, debe ser defendido día a día.

Cada uno de nosotros, desde los estudiantes más pequeños que cumplen en asistir cada día a la escuela y realizar sus tareas, hasta los docentes y personal de la escuela.

Desde el vecino que cada día se levanta a desarrollar sus actividades cotidianas hasta quienes tenemos la responsabilidad de tomar decisiones y emprender acciones que mejoren la calidad de vida de las y los trevelinenses.

De nada valdría nuestra libertad o nuestra democracia si no tenemos con ella cada día un mejor vivir y que nos incluya a todos.

Los actuales, son tiempos difíciles.

Pero no debemos bajar los brazos, no debemos rendirnos a la desesperanza, ni ante quienes la pregonan o la usan para poner al pueblo en contra de sus propios deseos.

Sino que, por el contrario, como aquellos proceres que tuvieron el valor de enfrentarse a uno de los países mas poderosos de entonces, tenemos que seguir trabajando y expresándonos soberanos y libres.