CHUBUT NO RECIBIÓ NI UN SOLO PESO DE UN PROGRAMA NACIONAL DE 2.500 MILLONES

Se trata del plan “Infraestructura Habitacional Techo Digno”. La provincia no es la única: San Luis, Santa Fe y Ciudad de Buenos Aires completan la grilla. Es porque no tienen buena relación con la administración de Cristina Fernández.

Chubut no recibió ni un peso del programa nacional “Infraestructura Habitacional Techo Digno”. Es un plan cuyo presupuesto alcanza los 2.500 millones de pesos. Pero la provincia no es la única perjudicada, también están San Luis, Santa Fe y la Ciudad de Buenos Aires, coincidentemente aquellos distritos que no tienen afinidad con la administración de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Un informe publicado por el diario porteño La Nación revela estos datos. Y señala algo por todos conocido: “El Gobierno apela a criterios discrecionales a la hora de repartir los fondos para la construcción de viviendas, favoreciendo más a las provincias ´amigas´ del oficialismo que a las gobernadas por la oposición”. La investigación se abrió a raíz del conflicto generado en el parque Indoamericano, en Villa Soldati, cuando vecinos ocuparon 6 predios.

La Nación trabajó también en base a otros datos: informes que elaboraron, por separado, los diputados nacionales Fernanda Reyes (Coalición Cívica) y Miguel Giubergia (UCR), vicepresidente de la Comisión de Presupuesto. Ambos trabajos se fundamentan en datos oficiales sobre la ejecución presupuestaria de los cinco programas que el Ministerio de Planificación destinó este año al problema habitacional.

De esas carpetas, se desprende que el más voluminoso de ellos, con 2500 millones de pesos, es el programa Infraestructura Habitacional Techo Digno, cuya ejecución revela datos por demás llamativos: por ejemplo, que Chubut, San Luis y Santa Fe (distritos opositores al Gobierno) registran una ejecución nula de las partidas asignadas, es decir, del cero por ciento, seguidas por la ciudad de Buenos Aires, con apenas el 3 por ciento.

Una situación opuesta se observa en provincias afines al oficialismo, donde la sobreejecución de sus partidas es exponencial, ya que el Gobierno nacional fue asignando, a lo largo del año, cada vez más recursos a viviendas.

Es el caso de La Pampa, que presenta una ejecución del 564%; de Santa Cruz, del 322%; Salta, del 189%; Tucumán, del 154%, y Misiones, del 142 por ciento.

“Los índices del Indec revelan que hay provincias con un enorme déficit habitacional y, sin embargo, reciben muchas menos viviendas que las que se hallan en mejores condiciones”, advirtió la diputada Reyes.

Diferencias

En el caso de Santa Cruz, indica que, según el Indec, tiene un déficit habitacional de 10.086 viviendas y ya se entregaron 7205. En cambio, Buenos Aires, que según ese mismo índice requeriría 944.532 viviendas para solucionar su problema habitacional, recibió sólo 56.562, el 6 por ciento.

Consultado por La Nacion, el Ministerio de Planificación, que conduce Julio De Vido, defendió la política habitacional del Gobierno.

“Desde 2003, esta gestión viene desarrollando una política nacional activa para construir viviendas nuevas y mejoramientos de vivienda existentes, orientada a los sectores más postergados de la sociedad. Para avanzar en el plan de obras, se descentralizó la gestión a través de las provincias y los municipios”, explicó en un comunicado.

Y agregó: “Es decir que se avanza de acuerdo con el ritmo de las obras que las jurisdicciones, en tanto comitentes, van realizando”. En buen romance, el Gobierno desliga su responsabilidad en la ejecución de las obras y la transfiere a las provincias.

Pero la oposición no admite estos argumentos oficiales. El diputado Giubergia hizo una comparación, por distrito, de la ejecución de los cinco programas que De Vido orienta a la cuestión habitacional.

Ellos reciben un total de 4300 millones de pesos y son Desarrollo de la Infraestructura Social; el ya mencionado Techo Digno; Mejoramiento Habitacional e Infraestructura Básica; Fortalecimiento Comunitario del Hábitat y Urbanización de Villas y Asentamientos Precarios.

Las conclusiones son elocuentes, según indica Giubergia: las más favorecidas fueron Buenos Aires, Tucumán, La Pampa, Jujuy y Río Negro, en su mayoría kirchneristas. En cambio, San Luis, Corrientes, Catamarca, Santa Fe y Capital, todas ellas gobernadas por la oposición, figuran al final del ranking.

Subejecución

Según la diputada Reyes, además de discrecionalidad en el reparto, el Gobierno incurre en una fuerte subejecución en la construcción de viviendas.

De las 420 mil viviendas que integran el Programa Federal de Construcción de Viviendas (en sus etapas I y II), que tuvo su primer anuncio en 2004, sólo se terminaron hasta este año 143.959, es decir, el 34,27 por ciento del total de las prometidas, según advirtió.

Pactos no cumplidos

“Si sumamos todas las viviendas terminadas, las que se hallan en ejecución y las que se están por iniciar, podemos concluir que el Gobierno sólo cumplió, de 2004 a la fecha, con el 62,92% de los planes anunciados”, advirtió Reyes.

Consultado por La Nación, el Ministerio de Planificación refutó estas afirmaciones y enfatizó que desde 2003 hasta la fecha se terminó un total de 302.404 viviendas.

“Antes de 2003 se terminaban 20.000 soluciones habitacionales por año. Este gobierno logró superar las 100.000 soluciones habitacionales en estos últimos años”, enfatizó.

La diputada Reyes retruca. “Una cosa es construir viviendas y otra son los mejoramientos habitacionales, que en muchos casos no fueron satisfactorios, según denuncias de los propios vecinos”.

Las provincias que están ejecutando a buen ritmo las obras son aquellas que tienen una buena relación con el Gobierno nacional.

FUENTE: AGENCIAPAÍS

Loading Facebook Comments ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.