Chubut se encuentra en vías de ser una provincia libre de sarna

En instalaciones de la Regional del INTA en Trelew, se realizó la reunión de la Comisión Provincial de Sanidad Animal (COPROSA), donde se abordaron diversos temas que hacen al mantenimiento del status sanitario de la Provincia y al mejoramiento del mismo.

La COPROSA, está integrada por representantes de la Subsecretaría de Agricultura y Ganadería y la Dirección General de Ganadería, además participan el INTA, el SENASA, el Colegio Médico Veterinario y representantes que nombra la Federación de Sociedades Rurales de la Provincia.

El director General de Industria, Rolando Jones explico que “en cuanto a sarna ovina restan dos clausuras o dos focos que existen en los departamentos de Cushamen y Languiñeo, que ya están en tratamiento pero que faltan algunas inspecciones finales. Los últimos tratamientos que se realizan se hacen con todos los afectados y con todos los vecinos de alrededor”.

“Para los primeros días de la primavera, volveremos a revisar todos los animales tanto de los afectados como los de los vecinos linderos. En el caso de la provincia con el tema de sarna ovina, sería una situación histórica de concretarse esta situación, ya que por primera vez se puede asegurar que la provincia está provisionalmente libre de sarna”, destacó el funcionario.

Jones explicó que se habla de “provisionalmente libre de sarna, porque después está el tema de mantener ese status sanitario que por lo menos tiene que pasar un año sin que exista un foco para declararla libre. Después seguirá el control de ingreso a la provincia, tanto del sur como del norte, para evitar que aparezca otro foco. Durante lo que resta de este año, tenemos que seguir haciendo lo que se denomina control epidemiológico, para verificar que no existan focos nuevos”.

TEMAS ABORDADOS

En la reunión se abordaron los resultados del estudio realizado en la Patagonia sobre la caballada en el campo, que ha dado como resultado que no poseen Anemia Infecciosa Equina y que esto podría determinar la zonificación de Patagonia como libre de la enfermedad.

Atento a la llegada de la primavera, se planteó con técnicos especializados de SENASA, el monitoreo y control de una plaga endémica de la provincia como lo es la tucura, que afecta los campos de pastoreo y zonas de mallines causando una fuerte competencia con el ovino.

Al respecto, la Ingeniera Agrónoma, Ana Pérez Bruno, directora de producción vegetal, explicó los problemas que causa este tipo de plaga, ya que “la tucura es un insecto que se caracteriza por ser muy voraz y comer la pastura, en este caso la pastura natural o el forraje que hay en los mallines”.

“En una plaga que viene asociada a sequía de muchos años. Este insecto pone los huevos en el suelo y el hecho de que llueva hace que esos huevos no puedan eclosionar o se pudran. En cambio, en años de sequía no se sabe exactamente cuáles son las condiciones que desencadenan, pero eclosionan estos huevos ni bien nacen y se comportan en forma agrupada”, explicó la profesional.

Además, la Ingeniera Pérez Bruno, señaló que esta plaga se “dispersa mucho y como es muy voraz come mucho el forraje que está destinado para los ovinos. El mayor daño lo hace cuando se presenta en los mallines que son las reservas forrajeras más importantes de los establecimientos”.

PROGRAMA NACIONAL DE CONTROL Y MONITOREO DE TUCURA

La directora de Producción Vegetal, se refirió al trabajo que se realiza con el programa nacional de monitoreo y control de tucura, propiciado en un primer momento por el Ministerio de Agricultura de Nación, en el año 2009 y ahora por SENASA.

“Nosotros desde el área vegetal comentamos cómo ha sido el programa, las capacitaciones que hemos hecho, cuáles son las estrategias de control de esta plaga. Por ello estamos organizando un proyecto para desarrollar este año, ya tenemos el borrador y las capacitaciones para estos paratécnicos”, señaló la Ingeniera Pérez Bruno.

Además manifestó que “venimos trabajando hace varios años con capacitaciones a los productores sobre el control de plagas en algunos casos. Esto es importante, porque el productor viene de una sequía de varios años y tiene las pasturas naturales ya venidas a menos por falta de agua, sumando que este insecto se come las pasturas. Por eso que con el laboratorio de sanidad vegetal que depende de esta área, hemos articulado los monitoreos necesarios con la COPROSA”.

Loading Facebook Comments ...

Deja una respuesta